Las “maras” nacieron en los guettos de Los Angeles, son los herederos de bandas formadas en EEUU en los años 80 por los inmigrantes salvadoreños que huyeron de la guerra civil en El Salvador. La leyenda “maras” se fortalece en centroamerica con el regreso de los refugiados e inmigrantes ilegales deportados por los Estados Unidos.

Son hijos de la violencia, la marginalidad, la delincuencia y la supervivencia. Especie de sociedad secreta paralela a la sociedad civil, renuncian a todo lazo con su familia biológica por sentirse rechazados para integrarse en las maras y seguir siendo rechazados pero por la sociedad.

Los tatuajes son signos externos que constituyen un elemento de resistencia a la descalificación, una diferenciación a la vista de todos y que destaca la pertenencia asumida a un determinado grupo frente a otros grupos o maras y ante la comunidad que los rodea.

 

 

Los tatuajes tienen funciones de identificación y estatus dentro del grupo, al parecer no existe total libertad para tatuarse cualquier dibujo. Una función del tatuaje es definir el cargo del pandillero que a su vez depende de la tarea que haya realizado.

Por ejemplo, la mara Salvatrucha o mara 18 o MS-18 está inspirada en pasajes bíblicos respecto al número de la béstia 6+6+6=18. En la actualidad, para no ser identificados tan facilmente por las autoridades, hay una tendencia a abandonar los simbolos de identidad, los tatuajes, ya que en las pandillas es uno de los elementos de estilo más visible y que provoca más polémica. Los tatuajes deben ser ganados por actos que se realizan para la” mara” por eso pueden considerarse como biografías de la vida de los mareros o pandilleros, como cicatrizes o marcas de lo que hacen en su vida en nombre de su pandilla.

 

 

El rango se asigna según la cantidad y el significado de los tatuajes. Algunos tattoos señalan la pertenencia al grupo con letras y números que identifican la “mara”, la mara Salvatrucha utiliza el número 13 o las letras “MS” dibujadas de distintas maneras, se presentan combinaciones extrañas de números Arábigos con números Romanos e incluso con nomenclatura en lenguas indígenas y a veces , diseños que se supone, son autoría de quien los porta.

Signos y símbolos:

-La vida en prisión: cárceles, las torres.

-Penas y alegrías vividas: cara feliz y cara triste, los payasos.

-La perdición: los dados.

-Muerte de seres queridos (especialmente pandilleros): lágrimas, signos acólitos.

-Dificultad para abandonar la  vida de marero: telaraña

-Y lo que conlleva ser marero: tres puntos que representan la mara,la carcel y la muerte.

 

El graffiti sirve para demarcar el territorio y ser asi reconocido por las pandillas, se utilizan números, letras y símbolos que han identificado como suyos al igual que hacen con los tatuajes.

Una vez que son miembros de una mara es muy dificil salir. Las virtudes o cargos que tienen dentro de la mara ya no tienen sentido cuando estan fuera de ella, al reves son potenciales para la marginación.

El fotógrafo hispano- frances Cristian Poveda, fue el director del documental “La vida loca” en el que se narra el día a día de la mara 18, para ello se infiltró durante un año y medio. Poco despues fué asesinado a tiros en los suburvios de San Salvador.

Poveda que conocía muy bien El Salvador se concentró en los últimos años en evitar que los jóvenes se vincularan a las “maras”.

si quieres ver el documental de Poveda pincha aqui